diumenge, 2 de desembre de 2012

El modelo de fusión de lunas podría explicar el Sistema Saturniano


Artículo publicado por Ron Cowen el 27 de octubre de 2012 en Nature news

Con una gran variedad de densidades y localizaciones, los seis satélites de tamaño medio de Saturno figuran entre los más raros del Sistema Solar. Con un diámetro de entre 300 y 1500 kilómetros, las lunas tienen unas características diferentes: algunas están hechas casi por completo de agua helada, otras son rocosas y presentan actividad geológica; y algunas muestran evidencias de poseer lunas más pequeñas y anillos.

Saturno y sus satélites se asemejaban inicialmente a una versión en miniatura del Sistema Joviano, con cuatro grandes satélites con un tamaño parecido a las lunas de Júpiter. Posteriormente los satélites de Saturno empezaron a fusionarse dando lugar finalmente a la formación de Titán, la luna más grande del planeta. Los satélites de tamaño medio se habrían formado a partir de los restos de escombros que sobraron de la formación de Titán, siendo estas fusiones quizá las responsables de la órbita tan sorprendentemente alargada de Titán. El proceso de fusión podría haberse desencadenado por una inestabilidad en el Sistema Solar producida hace aproximadamente 3800 millones de años, cuando los teóricos piensan que las órbitas de Urano y Neptuno estaban desplazándose. Debido al mayor tirón gravitatorio de Júpiter, sus lunas fueron relativamente ajenas a la distorsión. Sin embargo, Hal Levison, astrónomo dedicado al estudio de las dinámicas planetarias afirma que en realidad este modelo es demasiado sencillo para que haya funcionado. Tal como está configurado en estos momentos, afirma, las lunas medianas tendrían que haber sufrido un proceso de acreción hacía Titán en vez de sobrevivir de forma aislada. En la simulación mostrada en el artículo original, la fusión final de dos de las protolunas casi galileanas dan lugar a la aparición de Titán, arrojando material rico en agua que posteriormente formará los satélites helados de tamaño medio. Los colores muestran la composición del satélite, con un azul oscuro indicando un núcleo interior de hierro; rosa y amarillo representando un manto rocoso; azul claro que denota una cubierta exterior de hielo.

Palabras clave:
Joviano: es el adjetivo que alude a lo propio del planeta Júpiter1 En la ciencia ficción se utiliza como gentilicio propio de los ficticios habitantes del planeta
Galileana: pertenecientes a la teoría de Galileo.
Ingrid Montero y Dani Paris
CMC 1º bachillerato



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada