dimarts, 3 de febrer de 2009

RAcó DIvulgatiu

Contraportada apareguda a LA VANGUÀRDIA el dia 2 de febrer de 2009.

Si teniu curiositat per saber què és la genètica de poblacions, no us perdeu aquesta entrevista. Quantes coses ens pot ensenyar la ciència!

Francesc Carbonell, genetista de poblaciones humanas
"Las religiones van pasando, los genes van quedando"

Tengo 42 años. Nací en Manresa y vivo en Barcelona. Soy biólogo y genetista de poblaciones humanas, en el Institut de Biologia Evolutiva y en la Universitat Pompeu Fabra. Estoy casado con Elena Bosch, y tenemos dos hijos, Roger (3) y Jordi (7 meses). Soy progresista y ateo

VÍCTOR-M. AMELA - 02/02/2009

P: ¿De dónde provengo genéticamente?
R: De sus antepasados, claro. ¿Españoles, supongo?
Del Maestrat y las Alpujarras, hasta donde sé.
Participa usted del combinado genético singular de la población de esta península.
¿Qué ingredientes lo conforman?
Tenemos un 69% de sustrato genético ibérico. Otro 20% de herencia genética del Próximo Oriente, en parte fenicio-judía...
¿Cuándo desembarcan aquí esos elementos orientales?
Desde hace 4.000 años - con la explosión demográfica neolítica agrícola-,luego en el siglo V a. C. con la expansión fenicia, y más tarde con la diáspora judía del siglo I d. C.
Y el restante 11% ¿qué lo completa?
Es un 11% norteafricano, aportado por las tropas bereberes (y por la minoría árabe que las comandaba), desde el siglo VIII d. C.
¿Tuve antepasados musulmanes?
Altamente probable. Y judíos. Pero indago marcadores genéticos, no creencias religiosas. Las religiones pasan, los genes quedan.
Un ejemplo.
En el siglo XV, judíos ibéricos fueron expulsados. Pero muchos otros se convirtieron, se quedaron... y hoy portamos su genética.
¿Dónde es mayor esa genética judaica?
En Eivissa, el componente oriental-feniciojudío ¡es del 30%! Siguen Andalucía occidental - ¿quizá por su sustrato tartésico, de entronque fenicio?-y el norte de Portugal.
¿Cómo sabe esto con tanta precisión?
Hemos completado en la península Ibérica y Baleares el estudio de genética poblacional más detallado geográficamente hecho en ningún país europeo. Esto nos ha permitido confirmar algunas viejas suposiciones.
¿Por ejemplo?
Que las familias xuetes mallorquinas son, efectivamente, de origen judío.
¿Qué más han sabido?
Que la predominancia de la herencia genética norteafricana está en el noroeste peninsular: León, Galicia... ¿Llama la atención, eh?
Sí: ¡lo lógico sería encontrarla en el sur!
Alpujarras y Levante estaban muy pobladas por moriscos hasta los siglos XVI y XVII. Pero resulta que los alpujarreños ¡fueron deportados al norte de Castilla en el siglo XVI! Y los levantinos, expulsados a Argelia por Felipe III a principios del siglo XVII.
La historia confirma la genética, pues.
Sí. Del mismo modo, resulta muy lógico que hoy encontremos en los vascos la mayor proporción de genética ibérica: ¡casi el 99%!
¿Y eso?
El aislamiento geográfico y la lengua distinta frenaron durante milenios la penetración de otras aportaciones genéticas.
Y de Catalunya, ¿qué me dice?
Comparado con el del promedio español, el porcentaje de genética ibérica ¡es también altísimo: el 92%! Y muy bajo el judío (6%) y casi testimonial el norteafricano (2%).
Me sorprende tanta preponderancia de raigambre ibérica. ¿A qué se debe?
A que los pobladores norteafricanos no penetraron demasiado en la Catalunya vieja, y los pogromos de 1391 diezmaron la población judeocatalana, con lo que quedaron ya pocos para convertirse en 1492... Ah, y a que los análisis para Catalunya los hicimos en comarcas de Girona: en las Terres del Ebre puede que varíen las proporciones genéticas…
¿Por qué no me ha citado la huella genética romana?
Porque entre íberos y romanos no había distancia genética, o, al menos, no hemos sabido identificar rasgos genéticos distintivos.
¿Y no tenemos ancestros griegos?
No establecieron aquí poblaciones demográficamente numerosas, y su aportación viene subsumida en ese 20% oriental.
¿De qué sirven estos mapas genéticos, estos estudios poblacionales?
Aportan conocimiento. Gracias a ellos sabemos, por ejemplo, que la Polinesia se colonizó desde el sudeste asiático y no-como sostenía Thor Heyerdhal-desde Sudamérica.
¿Qué más hemos aprendido de estudios genéticos de otras poblaciones?
Que la base genética de israelíes y palestinos es idéntica...
No es poca enseñanza.
... o que los gitanos provienen de India y que avanzaron por Oriente Medio, Grecia y los Balcanes hasta aquí. Y que ellos no padecen fibrosis quística, pero sí cierta dolencia neuromuscular. O que los cubanos conservan un 25% de sangre indígena, es decir, de herencia genética taína y cibonei...
¿Ah, sí? Yo tenía entendido que habían sido exterminados por los españoles...
Los hombres sí..., ¡pero no las mujeres!: ellas fueron fecundadas. Y el resto de la genética cubana es ibérica, y africana... por vía femenina también. Las expansiones genéticas, ya ve, las han hecho las mujeres.
Son historias muy interesantes.
La genética es fascinante. ¿Sabe que el 20% de la población actual tiene una predisposición genética a estornudar... en cuanto ve los rayos del sol poniéndose?
¡No!
Los norteamericanos, dados a la genómica recreativa, pagan 300 euros por estudios genealógicos: así, los afroamericanos saben que un 25% de su genética es europea. Un amigo mío de allí sabe que es 60% escandinavo, 30% mediterráneo y 10% cherokee.
Por ahora, yo voy a considerarme 69% ibérico, 20% judío y 11% norteafricano.
Sea bienvenido al club mediterráneo occidental, a la familia ibérica.

Lo que somos
Conocer nuestro origen genético es quizá personalmente irrelevante, pero sí ayuda a trazar la historia de las poblaciones y de los lugares. El estudio en el que han participado Elena Bosch y Francesc Carbonell - encabezado por el reputado genetista Mark A. Jobling-, escrutando nuestro cromosoma Y desde el Parc de Recerca Biomèdica de Barcelona, y recién publicado en la prestigiosa revista American Journal of Human Genetics, desentraña el legado genético de los españoles: enseña que vascos y catalanes son los de mayor raigambre ibérica, y que las religiones son más volátiles que los linajes. Nos matamos más por lo que imaginamos ser que por lo que somos (¿somos más que imaginación?).

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada